¿ Qué hacer si el embarazo te da fiebre ?

Una de las cualidades del embarazo es que debes cuidarte más que nunca. La salud de tu bebé dependerá de cómo esté la tuya, por eso, en el momento en el que tengas fiebre significa que algo no va del todo bien. Es imprescindible saber que es de vital importancia que acudas a tu médico cuando esto ocurra, no debes dejarlo pasar.

Si esto ocurriese y no supieses qué hacer, estate atenta a las siguientes recomendaciones que te ofrecemos.

¿Qué es fiebre?

La fiebre es el aumento de la temperatura corporal por encima de los 38 º. Es posible que cuando tengas 37,5º, comiences a encontrarte mal. La sintomatología propia de la fiebre es malestar general, escalofríos y dolor de cabeza.

La fiebre es un mecanismo que tiene el cuerpo para indicarnos que se está produciendo una infección. Cuando no estás embarazada, esto no tiene mucha importancia porque puede estar producida por una amigdalitis leve y tomándote algún antipirético se eliminaría. El problema radica en que estás embarazada, que cualquier infección que se produzca en tu cuerpo se le pasaría a tu bebé y ellos no están preparados para superarlas. Además, se le suma que, mientras estás embarazada no puedes tomar casi ningún medicamento por lo que ¡no te auto mediques!

Acude a tu médico

Es posible que hayas cogido cualquier virus o incluso te hayas resfriado. Tu médico será el que podrá averiguar de dónde viene esa infección y qué tratamiento debes tomar. La mayor parte de ocasiones son casos leves pero, como no lo sabemos, siempre debemos prevenir.

Se ha demostrado que el Paracetamol no es nocivo en el embarazo asique puedes tomarlo para disminuir la fiebre. En el caso de que la fiebre no descienda, deberás acudir otra vez a tu médico y en este momento, con carácter de urgencia.

 

El remedio de la abuela de “sudar la fiebre” NO funciona

En el momento álgido de la fiebre, debes evitar estar abrigada. Si estás en la cama, deshazte de las mantas y deja que te dé un poco el aire. En un primer momento pasarás frío, pero cuando baje la fiebre empezarás a sudar y pasará esa sensación.

Bebe mucha agua

Cuando tienes fiebre se suda más de lo habitual y ello produce una pérdida de líquidos. Debes mantenerte hidratada en todo momento, piensa que ahora tienes que pensar por dos.

Utiliza paños fríos

Puedes coger unas compresas y empaparlas en agua fría, nunca en alcohol, es muy perjudicial. Una vez estén empapadas las colocas en la frente y en las axilas, esto hará que la temperatura disminuya poco a poco.

Pasa tiempo en la cama, tu cuerpo lo necesita

La fiebre es una pequeña señal que te da tu cuerpo y que te pide a gritos que te cuides. Es el momento de descansar, de meterte en la cama y de que te cuiden. Cancela los planes que tengas y duerme todo lo que necesites, seguir con tu rutina diaria sólo puede provocar que empeores la situación.

Toma mucha fruta

En ocasiones la fiebre da náuseas pero eso no significa que debas dejar de comer. Las frutas son muy ricas en agua y en vitaminas, lo que te irá genial para tener una pronta recuperación.

La naranja es rica en vitamina C lo que ayudará a tus defensas a recuperarse y darte más fuerza.

Los líquidos calientes ayudarán a disminuir las náuseas

Como hemos dicho, es posible que no tengas mucho apetito, por eso tomar un caldo de pollo caliente es una de las mejores opciones. Es fácil de digerir y el cuerpo lo agradecerá.

Las infusiones son ideales en los procesos febriles. La salvia o la manzanilla tienen propiedades antisépticas, antiinflamatorias y digestivas, lo que ayudará a que se asiente el estómago.

Un consejo importante es evitar tomar los líquidos calientes si tienes más de 39º de fiebre ya que estaremos sobrecalentando al cuerpo y es lo último que queremos.

 

 

 

Señales de alerta

Debes estar muy atenta a cualquier cambio que se produzca en tu cuerpo. Hay algunos síntomas que pueden significar gravedad como los siguientes:

  • Sangrado vaginal
  • Fiebre de más de 39 º
  • Contracciones muy dolorosas
  • Desmayos
  • Dolor al orinar
  • Pérdida de líquido amniótico

Estas situaciones no suelen darse, no debes alarmarte, pero sí que debes estar pendiente de cualquier sensación anómala que puedas notar. No dejes estos temas para después.

Cuídate y déjate cuidar

Es el momento de que te cuiden. Olvídate de ir a trabajar, de hacer la compra o de hacer ninguna tarea de la casa. Y sobre todo, si tienes a alguien que pueda facilitarte la comida, que te pueda preparar las infusiones y caldos o que simplemente esté a tu lado para proporcionarte seguridad, aprovéchalo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *