El pecho en la lactancia

Desde que os encontráis en el proceso de gestación vuestro cuerpo comenzara a prepararse para la lactancia. Comienzan los cambios de vuestro cuerpo y empiezan a alterarse vuestras hormonas pero el primer cambio que os percibirás será en vuestros pechos.

Cambios en vuestros senos durante la lactancia

La alteración de vuestras hormonas durante el embarazo os produce el crecimiento de vuestros conductos de leche y alvéolos. Disminuye el tejido adiposo o graso de vuestros senos durante vuestro primer trimestre de embarazo.

Vuestros senos crecen considerablemente durante vuestro último trimestre de gestación pero di no queréis dar pecho vuestras glándulas mamarias os relajaran, haciendo que disminuya vuestra producción de leche. Puesto que la succión del bebé os general un reflejo para que se produzca y genere vuestra hormona prolactina aumentando vuestra producción de leche.

Vuestro cuerpo se os prepara para lactar almacenando dos o cuatro kilos de grasas para la formación de la leche de vuestro bebe por lo que cuando nazca vuestro bebé seréis capaz de producir mucha más leche, debido a que la succión de vuestro hijo activara varias hormonas que os harán salir mucha leche de vuestros pechos.

Comenzaréis a producir o estimularéis vuestras glándulas sebáceas, las que os encargaran de limpiar, desinfectar y lubricar vuestro pecho, puesto que altera el pH de vuestra piel y produce un líquido aceitosos que os mantenéis vuestros pezones suaves y limpios. Esta hormona os evitara la aparición de bacterias en vuestro pecho, garantizando la buena salud de vuestros pechos y las mejores condiciones para amamantar a vuestro pequeño hijo.

Durante el embarazo y posterior lactancia vuestro cuerpo sufrirá una serie de cambios físicos y hormonales que os pueden generar dolor o molestia, pero vuestro cuerpo os está diseñado para producir estos cambios, preparando vuestro cuerpo para que os cubra las necesidades de alimentación de vuestro bebe, mediante la producción de leche materna. La leche materna os brindara a vuestro bebé la cantidad de nutriente necesarios para que crezca saludablemente y os está comprobado que la leche materna es la mejor para reforzar el sistema inmune de vuestro hijo, brindarle nutrientes necesarios para vuestro crecimiento y manteros a vuestro bebe saludable, puesto que vuestra leche es la más completa y sana para os alimentar a vuestro hijo.

¿Cómo cuidar vuestros pechos?

Vuestros pechos durante la lactancia os comenzaran a estirarse puesto que aumentaran de tamaño a causa de la leche, esto os podéis provocar la aparición de estrías y para prevenirlas podéis aplicar cremas hidratantes pero sin acercarse a la zona de vuestro pezón, porque os podéis irritarlo.

¿Cómo cuidar vuestros pezones?

Cuando os empiezas a amamantar a vuestro bebe quizás podéis llegar a sentir sensibilidad, dolor y vuestros senos muy tensos. Para cuidar vuestro pezón tenéis que acostumbrarte a humedecerlo con vuestra leche cada vez que acabes de darle pecho a vuestro hijo y dejar que este os seque al aire libre, puesto que vuestra leche materna tiene propiedades anti infecciosas y antiinflamatorias.

Tenéis que aprender a separar a vuestro hijo del pezón con cuidado puesto que cuando os halas vuestros pezones tiendes a lastimarte. Para evitar que os lastimes vuestro pecho tenéis que introducir vuestro dedo meñique dentro de la boca de vuestro bebé con suavidad y esperar a que vuestro hijo deje de succionar.

Consecuencias de la lactancia

Las estrías

Este es uno de los cambios que os sufren vuestros senos ya que pueden aparecer en vuestros pechos por no amamantar, por una mala posición para amamantar y el prolongado tiempo de succión de vuestro bebé también os provocara.

Mastitis

Esto os aparecerá al inflamarse vuestra mama, puesto que se obstruirá alguno de vuestros conductos que transportan vuestras leche y os causara una infección. En ese caso os sentirás dolor, enrojecimiento y altas temperaturas en vuestro pecho, también podéis llegar a sentir malestar general como fiebre o gripe. Para prevenir esto os debéis evitar tener vuestros pechos estén demasiado llenos de leche, dándole pecho a vuestro niño con mayor frecuencia.

Consejos

Para que os podáis mantener la salud de vuestro pecho debéis tener una buena higiene, tomando duchas con agua fría.

Evita lavar vuestro pezón frecuentemente puesto que hará que os ablande, dejando aún más estrías en vuestro pecho.

Podéis colocar hojas secas de col fresca sobre vuestro pecho, evitando el pezón y dejar que estas hojas os actúen durante algunos minutos. Este remedio casero os evitará que os hinchen de vuestros pezones y os permitirá que vuestra leche salga fácilmente.

Para bajar la hinchazón debéis poner pañuelos humedecidos en agua fría sobre vuestro pecho como medida de prevención y esto también os refrescara vuestros senos.

No debéis lavar vuestro pecho sino vuestras manos, puesto que tomáis vuestros pechos con vuestras manos, las cuales os tienen bacterias y suciedad que pueden llegar a infectar vuestro pezón, causando dolor, enrojecimiento y podéis tener dificultades para alimentar bien a vuestro bebé.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *