Alimentos congelados. ¿Buenos para tu hijo?

Como madre siempre tenéis la duda de que si podéis o no darle alimentos congelados a vuestro niño y si son o no sanos para él.

Darle alimentos congelados a vuestro pequeño no tiene nada de malo puesto que este tipo de alimentos son muy sanos y nutritivos, además de ser una buena opción para vuestras comidas rápidas. Sólo debéis tener precaución de comprar los alimentos correctos y debéis saber bien como conservarlos, a que temperaturas debéis mantenerlos y cómo debéis descongelarlos cuando os vayas a preparar para consumirlos.

Ventajas de los alimentos congelados

Mejor conservados

Los alimentos congelados al ser productos industriales garantizan que lleguen a vuestras casas los alimentos con todas sus propiedades como lo son las vitaminas y los minerales. Además este tipo de alimentos suelen tener una mejor textura, un mejor color, olor y hasta un mejor sabor que los alimentos naturales.

Gustan a los niños

Los alimentos congelados suelen ser los preferidos de vuestros niños, ya que por lo menos el pescado viene sin espinas y las verduras congeladas logran conservar un mejor color y sabor, lo que logra llamar mucho la atención de vuestros pequeños.

Ahorran tiempo

Los alimentos congelados os ayudarán a ahorrar mucho de vuestro tiempo puesto que algunos no requieren de ser descongelados previamente, también harán que no tengáis que pasar mucho tiempo en vuestra cocina, también puede estar almacenada durante meses evitando que perdáis tiempo en ir al supermercado frecuentemente y son realmente económicos.

¿Cómo comprarlos?

Para que vuestros alimentos se mantengan en buen estado debéis dejarlos de último al hacer vuestras compras, puesto que la perdida de frío causa la perdida de los nutrientes y el sabor de vuestros alimentos.

Si vas a comprar vuestros alimentos por peso debéis asegurarte de que estén bien refrigerados en el lugar donde os vayáis a comprarlos y si prefieres comprar alimentos empaquetados debéis revisar bien que en las etiquetas esté marcada la composición, elaboración y fecha de caducidad del alimento.

Debéis revisar bien vuestros alimentos antes de comprarlos, tenéis que fijarte en que no estén sucios, rotos o mojados ya que estos alimentos pueden haber estado descongelados en algún momento.

Refrigéralas bien

Podéis separar los alimentos que compraste y refrigerarlos en las cantidades que vayáis a utilizar en vuestras comidas. Cuando os vayáis a refrigerar debéis colocarle la fecha en la que os embolsaste puesto que estos también tienen un tiempo de caducidad puesto que pierden sus nutrientes y proteínas.

Debéis asegurarte de limpiar bien vuestros alimentos antes de refrigerarlos, pero ten cuidado de no lavarlos para que conserven sus vitaminas y minerales.

¿Cómo descongelarlos?

Cuando vayáis a descongelar los alimentos empaquetados que compraste, debéis seguir bien las instrucciones del envase ya que algunos de estos congelados no requieren de una descongelación previa a su preparación.

Cuando os prepares tenéis que dejarlos en vuestra nevera unas 24 horas antes de que las vayáis a cocinar para lograr que se descongelen bien vuestros alimentos.

Nunca debéis intentar descongelar los alimentos utilizando agua caliente puesto que esto sólo hará que vuestros alimentos pierdan muchos de sus nutrientes, al igual que debéis evitar acelerar el proceso de descongelación metiendo los alimentos al microondas, ya que también perderás algunos nutrientes.

Congela los alimentos tú mismo

Como os mencioné anteriormente debéis colocar la fecha de envasado y de caducidad cuando deseéis congelar alimentos vosotros mismos puesto que esto también posee una fecha de caducidad, el cual debe ser el adecuado para que vuestros alimentos conserven todos sus nutrientes, proteínas, color, consistencia y sabor.

Tiempo de conservación de los alimentos

Las verduras: Tienen un tiempo de conservación de entre 6 y 12 meses luego de que os habéis embolsado.

Las hortalizas: Al igual que las verduras, las hortalizas tienen un tiempo de caducidad que varía entre 6 y  12 meses.

Las carnes rojas: Al igual que las dos anteriores, las carnes rojas pueden ser conservadas por un tiempo de entre 6 y 12 meses luego de ser embolsadas.

El pollo: El pollo puede mantener su buen estado entre 4 y 8 meses dentro de vuestro refrigerador.

El queso: Este producto derivado de la leche tiene un tiempo de caducidad de entre 4 y 8 meses.

Los guisos, las pastas, el pan y los mariscos: Este tipo de alimento podéis ser refrigerados y mantener su buen estado para el consumo durante tan sólo 3 meses.

Sin embargo, no es recomendable que congeléis alimentos frescos como las verduras y algunas frutas, puesto que al descongelaras podéis llevarte la sorpresa de que se tornan oscuras y la mayoría pierde su consistencia, volviéndose demasiado blandas, lo cual no os dará muchas ganas de consumirlas puesto que cuando adquieran estas características al descongelarlas que percataras de que están dañados vuestros alimentos.

No debéis tener miedo de comprar alimentos congelados y preparárselos a vuestros niños, puesto que estos llegan a tener la misma cantidad de nutrientes y minerales que los alimentos frescos o hasta más que los mismos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *